!!! Bienvenido ¡¡¡

Gracias por entrar. Antes de irte, echa un vistazo y comparte con nosotros. Nos interesa conocer todo lo que quieras compartir. ¿Has hecho algún descubrimiento deslumbrante? ¿Una película, un poema, un cuadro, un disco? ¿Una ciudad, un paisaje? Ábrenos una ventana y nos asomaremos.

martes, 26 de marzo de 2013

Fernando Pessoa, un poema desde Sintra


Llueve en silencio, que esta lluvia es muda...

Llueve en silencio, que esta lluvia es muda
y no hace ruido sino con sosiego.
El cielo duerme. Cuando el alma es viuda
de algo que ignora, el sentimiento es ciego.
Llueve. De mí (de este que soy) reniego...

Tan dulce es esta lluvia de escuchar
(no parece de nubes) que parece
que no es lluvia, mas sólo un susurrar
que a sí mismo se olvida cuando crece.
Llueve. Nada apetece...

No pasa el viento, cielo no hay que sienta.
Llueve lejana e indistintamente,
como una cosa cierta que nos mienta,
como un deseo grande que nos miente.
Llueve. Nada en mí siente...

Chuva, un fado de Mariza, mientras llueve en Sintra sobre mí.




14 comentarios:

  1. Sol Pau, amiga, un regalo para mi alma tu relato, las fotos de esos lugares,y la poesía de Pessoa...
    A veces creo que mi nostalgia viene de otra vida y de lugares recorridos ya.
    En mis sueños aparecen imágenes que no he visto en este tiempo de vida.
    De pronto, la imagen de algún paisaje lejano y desconocido me conmueve como si lo reconociera. Y después me digo que se parece ,seguramente,a cualquier otro lugar que visité.
    Me perturba la nostalgia que inunda mis días.Y el tiempo,que instante tras instante, es pasado.
    Como en el poema de Mario Benedetti:

    Preciso tiempo necesito ese tiempo
    que otros dejan abandonado
    porque les sobra o ya no saben
    que hacer con él
    tiempo
    en blanco
    en rojo
    en verde
    hasta en castaño oscuro
    no me importa el color
    cándido tiempo
    que yo no puedo abrir
    y cerrar
    como una puerta

    tiempo para mirar un árbol un farol
    para andar por el filo del descanso
    para pensar qué bien hoy es invierno
    para morir un poco
    y nacer enseguida
    y para darme cuenta
    y para darme cuerda
    preciso tiempo el necesario para
    chapotear unas horas en la vida
    y para investigar por qué estoy triste
    y acostumbrarme a mi esqueleto antiguo

    tiempo para esconderme
    en el canto de un gallo
    y para reaparecer
    en un relincho
    y para estar al día
    para estar a la noche
    tiempo sin recato y sin reloj

    vale decir preciso
    o sea necesito
    digamos me hace falta
    tiempo sin tiempo.

    Todo mi cariño, besos

    Celia Romero

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Celia, muchísimas gracias por el poema de Benedetti, que no conocía y que, con tu permiso, compartiré con todos los visitantes de Mi casa. Un poema que también define perfectamente mi sed de tiempo. Gracias de nuevo, amiga mía, y un abrazo muy fuerte.

      Eliminar
  2. ¡Cuánta belleza la de Pessoa, Benedetti, el fado y la fadista!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sabía que te gustaría. Un beso enorme, José

      Eliminar
  3. Una lluvia muda, lejana e indistinta "que parece que no es lluvia, mas sólo un susurrar" es la cultura para ti, Sol. Agua que te resbala y nunca te toca, diluída previamente en tu océano de emociones acostumbrado.

    Poetas lúcidos, viajes a Portugal, chaquetas de Chanel, citas exquisitas, panfletos contra la corrupción... todos juntos son las notas de una música interior que interpretas en público a diario para aquel que tenga oídos y, si no hubiese nadie, todavía quedas tú para escucharte. Aunque no hubieses escrito tu nombre ni colgado chaquetas de alta costura o caras de Gary Cooper, todavía se podría deducir que el autor de la melodía que aquí se escucha es una mujer.

    La cultura de todos modos no tiene género ni admite la elaboración de metacomposiciones, es crítica pero no panfletaria ni repetitiva, no gusta de voceros que intenten retratarse diariamente junto a ella, es ácida y, por tanto, más o menos corrosiva según la fuerza del corazón sobre la que actúe... Cuando no es eso, no queda más remedio que sacar el paraguas de los "estoy de acuerdo" "gracias por sus comentarios" o lo que corresponda en cada caso para no dialogar realmente, invitar a los grandes nombres a Tu Casa pero no hacerles vivir/trabajar en ella...

    ...conseguir en definitiva que esa lluvia no cale más abajo y nos estropee la ropa con la que queremos presentarnos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi querido Rafael, esto es lo que hay, muy poca cosa para muchos, lo sé, pero todo lo que soy capaz de ofrecer a través de esta ventana. Comparto lo que puedo, hasta donde llego, amigo mío. Comprendo que para muchos resulte insultantemente superficial. Seguro que encontrarás dentro y fuera de la red asuntos que te complazcan más. Te agradezco el tiempo que me dedicas. Un abrazo

      Eliminar
  4. La mayor cultura, es la buena educación. Menos mal que la autora del blog lo es en sus respuestas. Para pelearse estan las guerras, no las letras; a menos que se tenga el talante de Góngora y Quevedo. Para vivir/trabajar está la vida/curro, no las casas de los amig@s en los que son bienvenidos las gentes de buena voluntad. Es decir, la buena gente. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Querida Sol Pau,creo que un día, apenas comenzada mi visita por tu Casa dije que te contaría porqué me conmovió el nombre de tu Puerta.Ya lo sabes.
    Esta puerta que nos abres todos los días, a mí me llena de sol, de árboles frondosos, de rumores mágicos, de silencios dolorosos y necesarios (alguien puede preguntarse porqué necesarios...podría contestarlo, sí...), risas y aventuras ,de lugares que nunca visitaré y que me acercas para que yo pueda soñar. Tu Casa tiene ternura, tiene el abrazo que uno necesita, compañía,respeto,educación.
    Disfruto tu comentario sobre política,leo el periódico contigo y, acá y allá y acullá, todos, en tiempos más, tiempos menos, vivimos lo mismo en este mundo.
    A esta amiga lejana la sacaste de un pozo y te digo, soy una persona muy fuerte pero cuando tienes un camino recorrido, de pronto te preguntas hasta cuándo y cuánto eres capaz de resistir.
    Y aquí estabas con tu Casa y ese encanto que tienes. Eres generosa y sensible.
    Y te digo Gracias! y deseo que vivas todo lo lindo que te puede dar la vida.
    Celia Romero

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé qué decirte, Celia. Me siento abrumada. Si las cosas insignificantes que os cuento en Mi casa te sirven para algo, te hacen sonreir, o te acompañan, no puedo pedir más. Eres muy generosa, amiga mía. Te mando un beso enorme.

      Eliminar
  6. Después de varios días sin entrar en tu casa, me encuentro con la belleza de Sintra y la de los poemas de Pessoa y de Benedetti.

    Lluvia y tiempo para disfrutarlos, más aún pensando en los que ya no pueden hacerlo. ¡Maldito comiento del 2013! Afortunadamente el ser humano puede reconfortarse con cosas pequeñas que pueden resultar muy grandes. Gracias a tí,Sol, y a Celia por estos poemas.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te había echado de menos, amiga mía. Una alegría volver a leerte. Sí, este comienzo de año para mí ha sido demoledor, pero ya apunta la primavera y la belleza sigue ahí para poder disfrutarla. Un abrazo muy fuerte

      Eliminar
  7. Querida Sol Pau,no te sientas abrumada por haberme dado paz y dibujarme una sonrisa.Así sucedió y todo tiene su razón de ser bajo los cielos. Tenía que llegar a Tu Casa en el momento justo para mí, cuando empezaba a resbalar...
    Lo que trasmites y cómo lo haces me llega como el aire cálido en pleno invierno.
    Sigo tus pasos,y veo, con tus ojos, cada paisaje.
    Sesentona, me alegra que te haya gustado el poema de
    Benedetti

    Todo mi cariño
    Celia Romero

    ResponderEliminar