!!! Bienvenido ¡¡¡

Gracias por entrar. Antes de irte, echa un vistazo y comparte con nosotros. Nos interesa conocer todo lo que quieras compartir. ¿Has hecho algún descubrimiento deslumbrante? ¿Una película, un poema, un cuadro, un disco? ¿Una ciudad, un paisaje? Ábrenos una ventana y nos asomaremos.

miércoles, 18 de marzo de 2015

El patio de mi casa


Frente a mi ventana, un espejo refleja el cielo y sus caprichos.














 Lo comparto con vosotros.



10 comentarios:

  1. El sábado vuelvo a Madrid, pero creo que me voy a escorar para Lavapiés.
    Es una solución muy estética y muy racional (una idea luminosa) acristalar una medianera en la que se refleje el cielo y el sol. A veces habrá dos Soles reflejados al mismo tiempo,.., sobre todo cuando uno de ellos se incline sobre el vacío para jalar de la cuerda del tendal y así cobrar sus piezas de organdí, seda y algodón. Mmmmm...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya te echaba de menos!!! Mi casa está casi vacía sin ti. Muchos besos, amigo mío

      Eliminar
  2. Pero, bueno, si no hago más que hacer pasillos por tu casa... Pasear de la cocina al salón, de la salita a la alcoba, de... Ayer, concretamente, me asomé un rato a la ventana del patio de luces, a echar un cigarro y a contemplar los reflejos del sol poniente en los cristales. Abrí la cajetilla de Marloboro, me puse un pito en la boca, encendí el zippo (regalo de Graciela)... Pero aquello no iba bien, algo del ambiente me chocaba. Quedé con la llama a un palmo de la cara y apagué el encendedor: había comprendido: no fumo; es una pose muy chula pero no fumo. Me metí una juanola debajo de la lengua (me está quedando la voz de Paco Rabal) y pensé que si le quitan a uno el teatro se queda en ná. La vida es sueño yo duermo cada vez menos. Sorrow.
    Beso de vecino (con derecho a cocina).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja. En mi casa no se fuma, así que paséate tranquilamente con las manos en los bolsillos silbando a lo Gene Kelly, pero a cubierto. Besos

      Eliminar
    2. ¿Te acuerdas de mis tiempos en el ballet de Maurice Béjart, en Lausanne?
      Qué tiempos, Dios mío, cuánto arte había en mí... Prefiero no seguir recordando aquello, no sé por qué he osado sacarlo a la luz. Disculpa, Sol...

      Eliminar
    3. Tiempos maravillosos, todo ardía y tú volabas, lo recuerdo muy bien. Pero no nos dejemos vencer por la nostalgia. También estos tiempos tienen su aquel, a que sí? Muchos besos

      Eliminar
  3. ¿De donde sale esa fachada acristalada, de que vistas y medianerías se habla? Curioso patio que no es tal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que lo es. Ya te lo enseñaré. Besos

      Eliminar
    2. Claro que lo es. Ya te lo enseñaré. Besos

      Eliminar
    3. Claro que lo es. Ya te lo enseñaré. Besos

      Eliminar