!!! Bienvenido ¡¡¡

Gracias por entrar. Antes de irte, echa un vistazo y comparte con nosotros. Nos interesa conocer todo lo que quieras compartir. ¿Has hecho algún descubrimiento deslumbrante? ¿Una película, un poema, un cuadro, un disco? ¿Una ciudad, un paisaje? Ábrenos una ventana y nos asomaremos.

viernes, 20 de marzo de 2015

En el Día del Padre

Felicito a mi padre y me mira con sus ojos azules fijos en los míos, con esa expresión de extrañeza que se va suavizando conforme pasan los minutos y se acostumbra a mi voz, a mi sonrisa. Se le va relajando la cara, y ya aprendí a adivinar ese imperceptible gesto de la cabeza con el que me invita a acercarme para besarme, muchos besos, muchos besos. A veces levanta un brazo y con dos dedos me pellizca la mejilla, o el cuello justo bajo la barbilla, y en ocasiones sonríe levemente, su sonrisa de siempre, solo con la mitad de la boca.
Me siento cerca y vemos la televisión cogidos de la mano. De vez en cuando vuelve a mirarme, vuelve su extrañeza hasta que quiero pensar que recuerda mi voz, o mi olor, y se suaviza la arruga del entrecejo.
Luego paseamos por el pasillo, cogidos de la mano, y de cuando en cuando nos paramos, y nos abrazamos fuerte, y me aprieta contra él, y me besa, me besa, me besa. Le acaricio la cabeza, y la cara. Quiero tocarle todo el tiempo, mirarle todo el tiempo. Camina muy despacio, pero conoce su casa y se dirige hacia las ventanas para mirar la calle, hacia las mismas fotos que señala con renovada sorpresa. Si tropieza con su imagen en el espejo del baño, no se reconoce.
Quiero pensar que vive tranquilo y seguro, rodeado de tanto amor. Me gusta darle de comer, ayudarle a lavarse los dientes, acompañarle en sus paseos. Besarle las manos.
Felicidades, padre. Y gracias.

6 comentarios:

  1. Hola Sol Pau,

    Hay que ser muy fuerte en este pasodoble que es la vida y tu lo eres Sol Pau, ¡animo!. Yo creo que mientras uno recuerde, no hay olvido.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Qué belleza todo lo que dices, sientes y das a tu padre. Lo qué yo daría por poder hacer lo mismo que tu ahora, mi queridísima Sol. Han pasado 34 años y lo sigo echando de menos como el primer día. Te deseo de todo corazón que escribas esto mismo el año que viene y el otro y el otro y el de más allá. Mil besos escuchando cómo rompe la mar en el acantilado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá, José. Gracias cielo. Un millón de besos

      Eliminar
  3. Se muy bien de lo que hablas y me encanta cómo lo expresas. Un beso Sol.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Enrique. Un abrazo muy fuerte

      Eliminar