!!! Bienvenido ¡¡¡

Gracias por entrar. Antes de irte, echa un vistazo y comparte con nosotros. Nos interesa conocer todo lo que quieras compartir. ¿Has hecho algún descubrimiento deslumbrante? ¿Una película, un poema, un cuadro, un disco? ¿Una ciudad, un paisaje? Ábrenos una ventana y nos asomaremos.

jueves, 13 de septiembre de 2012

El Museo del Ferrocarril, en Gijón

Que la historia del ferrocarril está íntimamente ligada a la historia de la industrialización en nuestro país es una verdad incuestionable, fundamentalmente en mi tierra, en Asturias. La extracción del carbón en la Cuenca Central Asturiana y su transporte desde las zonas mineras hasta los altos hornos, dibujó un mapa de raíles salvando las enormes dificultades que nuestar orografía planteaba. Gijón ha querido rendir un homenaje al ferrocarril y ha creado un museo en su honor, salvando así de la chatarra piezas antiguas realmente preciosas que hoy, perfectamente conservadas, pueden contemplarse en la antigua estación de la ciudad.






















Además de locomotoras y vagones, tanto de carga como de pasajeros, el museo presenta otros elementos como carriles, traviesas, telégrafos, llaves, aceiteras, señales, teléfonos, relojes, impresoras de billetes... un sin fin de objetos evocadores de otras épocas que me encantan. Mi vida profesional ha estado indirectamente unida a alguna de estas piezas, y paseo entre ellas mi nostalgia. Pero, independientemente de consideraciones personales, estas máquinas poseen una gran belleza.






















El museo está lleno de padres con niños, encantados de poder subirse a los trenes, sentarse en los bancos de los vagones y jugar con las máquinas, incluso, en días determinados, pueden disfrutar de un itinerario viajando en un tren remolcado por una locomotora de vapor. Mi nieto no tuvo esa suerte, pero disfrutó extraordinariamente. Y yo con él.

1 comentario:

  1. Un nieto es una inmejorable escusa para visitar estos lugares. ;)

    ResponderEliminar